Lidl, apostando por sus trabajadores

Si hay un supermercado que apueste por sus empleados, ese es Lidl. La cadena alemana llegó a nuestro país en 1994 y desde entonces no ha hecho más que crecer, hasta llegar a convertirse en el quinto distribuidor más importante de España.

En este último año pretende abrir unas 40 tiendas más en territorio español, invirtiendo 350 millones de euros. Pero no sólo invierte en sus establecimientos, sino también en sus empleados.

Lidl ha subido los salarios en su último convenio, para equipararlo al mejor pagador actual, a 8’5 euros la hora (15.257 euros brutos anuales). Además, sus medidas de conciliación, contratación fija y la formación de sus trabajadores son dos pilares claves en su carrera hacia el liderazgo. No por nada reciben 1.000 currículums por cada oferta que publican.

Gracias al programa de expansión que están llevando a cabo, para el año que viene necesitarán más gente en plantilla, unos 800 aproximadamente, que se sumarán a los 11.500 que ya están trabajando en la cadena.

Han utilizado las pantallas digitales para realizar una campaña de captación de talento, a través de la cual pretenden encontrar trabajadores dentro de todas las áreas de la compañía.